cuadri-85
cuadri-80
cuadri-87
cuadri-88
cuadri-89

escuela

La familia y la escuela

Los padres y educadores son protagonistas en la prevención de los trastornos de los niños. La oportuna intervención de éstos puede contribuir a reducir el impacto de acontecimientos estresantes, potenciar los recursos personales, incentivar nuevas experiencias enriquecedoras, como así, fomentar hábitos saludables.

Cómo hacerlo?

Dialogando con los niños sobre aquello que les preocupa. Dialogando sobre cómo se sienten. Ofreciéndoles un espacio donde puedan expresar todo aquello que necesiten, dudas, sentimientos. Sin forzarlos. Sólo estar disponible para cuando llegue ese momento de conversación.

Actuando como modelos de conducta y afrontamiento. Los adultos son sus modelos y ellos imitan ese actuar. Por ello, es importante:

  • Demostrar los sentimientos, no ocultarlos.
    Afrontar los problemas, no evitarlos. Incentivarlos a enfrentarse a ellos, a través de:
    a. hacerlo el adulto primero para que vean que no hay de que temer.
    b. ofrecerles realizar la tarea acompañados, para luego hacerlo solos.
    c. felicitarlos por sus avances.

Situaciones cotidianas de la infancia como el nacimiento de un hermanito, el comienzo de clases, conflictos con compañeros, exámenes, o un problema de salud -entre otros-, pueden generar estrés y ansiedad en los niños. Para ellos, estos acontecimientos cobran significación convirtiéndose, algunas veces, en problemas. Es de vital importancia que los adultos no resten atención ni minimicen estas situaciones. 
Para ello, deben:

  • Hablar con los niños sobre aquello que temen. Verbalizar esos temores. Identificarlos.
  • Adoptar una actitud de resolución del problema. Buscar juntos opciones para resolver el conflicto. Qué y cómo pueden hacerlo. No brindarles una solución servida, sino incentivarlos hacia su autonomía y confianza.
  • Interesarse por la evolución del problema.
  • Animarlos. Mostrarles los avances. Felicitarlos.

Es importante que los adultos comprendan los sentimientos del niño. Los esfuerzos deben dirigirse a fortalecer sus recursos personales, formando su autoestima. Motivar su confianza, que crea en sí mismo, que sepa que cuenta con las herramientas para afrontar las adversidades. Que puede hacerlo!

  • Aceptándolo sin condiciones. El niño debe estar seguro del amor de sus padres por lo que es y no por lo que hace o tiene.
  • Aceptar sus limitaciones, no pretender que sea perfecto. Demostrarle afecto aún cuando se porta mal.
  • Brindarle apoyo. Que sepa que sus padres y maestros están cuando los necesita.
  • Ayudarlo a encontrar sus aptitudes, intereses y actividades. Potenciando aquellas que mejor hace y que más le gustan. Y continuar mejorando aquellas que mayor dificultad le presentan.
  • Corregirlo cuando hace algo mal. Marcarle el error de su actuación, no su forma de ser.
  • Felicitarlo por los avances. No exigir perfección ni rapidez. Mencionarle que con la práctica las cosas le irán saliendo mejor y le llevarán menor tiempo.
  • No ser sobreprotectores. Los niños sobreprotegidos demuestran una baja autoestima. Es importante que puedan valerse por sí solos y puedan afrontar los problemas buscando sus estrategias de resolución.
  • Fomentarles una actitud activa de resolución de problemas. Viendo los problemas como un desafío y no como una amenaza.

Para que los niños lleven una vida equilibrada, los adultos también deben hacerlo. Son su ejemplo a seguir. Si los mayores se equivocan, ellos también pueden equivocarse. Si los adultos adquieren responsabilidades, los niños también deben adquirirlas. Pero la vida no sólo se trata de estas vicisitudes, debe haber diversión, momentos de esparcimiento. Ocio. Vida social. Esto los llevará a vivir nuevas experiencias, abrir sus mentes y dar paso a otras miradas, conocer nuevas personas y descubrir sus aptitudes e intereses dentro de su entorno. Descubrirse ellos mismos. Conocer otras problemáticas y enfoques.

La plena participación en la vida social previene problemas psicológicos, psicosomáticos y demás trastornos que alteran mente y cuerpo de los niños. En la medida que conozcan mayores dificultades, desarrollarán mayores habilidades y estrategias que les permitirán superar futuras adversidades. Se les debe permitir realizar salidas con amigos, excursiones, dormir en otras casas. Los temores de padres, no desaparecerán. Los tiempos actuales de la sociedad denotan aspectos negativos que impactan e influyen en los niños. Para contrarrestar esta situación es preciso dialogar con ellos diariamente sobre temas de actualidad, como la inseguridad, las drogas, la violencia. No ocultar lo que sucede a su alrededor. Enfatizar que no hay que temer sino estar atento. Fomentar el diálogo, los buenos modales, la integración entre los pares, hábitos saludables como una alimentación sana y nutritiva, ejercicio físico como renovador de energía. Vida al aire libre. Deporte.

La Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosa y Colitis Indeterminada son llamadas en su conjunto Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

— o —

22

Doná, unite a la causa

Como organización sin fines de lucro, trabajamos gracias al apoyo de aquellos sectores públicos y privados, organizaciones nacionales e internacionales, autoridades e individuos que comparten y fortalecen nuestra misión institucional.

icon

Novedades

Encontrá la última información sobre EII.
Todas las noticias y artículos que te ayudaran a mantenerte al día.